Las 3 llaves del minimalismo

Vivir un estilo de vida minimalista, no es fácil, para ello tienes que ir pasando distintas pantallas y encontrar las tres llaves que ta abrirán las puertas a ese significado que estás buscando, ese castillo mágico donde tendrás que rescatar a esa princesa Peach, que en realidad eres tú.

Empiezas con ganas la aventura, sin saber muy bien en que lugar estas, ni lo que buscas. Solo sabes una cosa, que quieres esa llave a toda costa, sin saber exactamente lo que abre o cierra. Pero con la esperanza de que sea algo bueno, porque como dicen la esperanza es lo último que se pierde.

 

La primera llave, el pensamiento.

Según avanzas por el mundo vas viendo distintas definiciones de esto en lo que te estas metiendo, unas buenas y otras no tanto. Lo que sabes es que empiezas a engullir libros, documentales, vlogs, blogs y demás sobre el minimalismo y empiezas a tener tu propio concepto de lo que puede llegar a suponer en tu vida diaria.

El significado de esta forma de vida es personal y varia según cada persona, en mi caso todo se centra en una oración muy corta, un mantra, que he leído varias veces y que hasta hace muy poco no me llegaba a creer. “No vivas con poco, vive con lo que necesites”

simplemimu, gif, starlord

Y ahora es ese momento donde te estalla la cabeza y empiezas a preguntarte realmente las cosas que necesitas (El wifi por ejemplo).

 

La segunda llave, los objetos.

Creyendo que ya tienes la primera llave, empieza la fase de transición, donde tienes que materializar todo lo aprendido y aprender a valorar si ese peluche que te regalo tu primera pareja es realmente importante después de 10 años.

Ahora es cuando llegan los monstruos de verdad y te preguntas, ¿pero esto no lo tenía puesto en modo fácil?. Pos va ser que no amigo, ahora es el momento de sentir en tus propias entrañas eso que has leído y visto en los demás.

Coges una caja y empiezas a ir quitando cosas, el regalo de navidades de la empresa, el muñeco feo que te regalo tu cuñada, el cd del grupo de la tele que compraste en sus cinco minutos de fama y todas esas cosas que en realidad no usas y no te hacen feliz.

Porque en este punto, se aprende una cosa que solo descubres cuando pasas por él y es el valor de las cosas; las que te hacen feliz. Porque sabes muy bien que ese peluche de la estantería que lleva contigo desde que naciste no se va a ir por todos los recuerdos que te trae, pero ese libro de arte post moderno que te regalaron cuando te creías artista y que solo miraste el día que te lo dieron, será una de las primeras cosas que dejes ir.

Y lo más importante de todo, no te compares, que por mucho que otros lleguen antes al castillo con las llaves, no tienen porque abrir la misma puerta que la tuya, así que no sientas que porque tu eres capaz de solo necesitar un pantalón y una camisa para vivir eres mejor que yo. Solo eres diferente y esto es una carrera de fondo.

 

La tercera llave, las personas.

Ya abriste tu mente y tus posesiones al mundo, crees que tienes las dos primera llaves a buen recaudo, pero ahora te va a tocar luchar por la tercera con sangre, sudor y lagrimas.

Porque todos somos muy felices con nuestros proyectos y formas de vida hasta que tenemos que enfrentarlos al mundo. Ya sean tus padres, tu pareja, amigos, compañeros de trabajo, etc. Aquí es donde tienes que estar preparado realmente, llevar tu mejor armadura para luchar y plantarte delante de todos ellos para decir quien eres.

Este proceso es simple visto desde fuera y consta de tres pasos, casualmente como las llaves.

  • Quítate la armadura, desnúdate interiormente delante de ellos y demuestra que ahora eres una persona simple, sin nada que esconder.
  • Diles que lo único que buscas es ser feliz.
  • Agárrales de la mano y empieza a caminar junto a ellos por este nuevo camino, que no tiene porque ser distinto a donde estaban, sino una forma diferente de afrontarlo.

Cuando lo hayas hecho veras como en tus manos se formara la tercera llave, la última que te abrirá la puerta del menos es mas, el camino de la sencillez o como me gusta a mi llamarlo el de una vida simple.

La Puerta de lo simple

Con las tres llaves en la mano acércate a esa puerta que tanto quieres abrir y descubre que en realidad no necesitas cargarte con el peso de esas tres llaves para poder abrirla. Porque esta abierta para todos.

Ya que el minimalismo no es una ciencia exacta, ni una religión con sus normas puestas en un libro que todos debemos de cumplir. Es simplemente cambiar tu forma de ver el mundo, cambiar tu pensamiento y descubrir que no eres ni mejor ni peor por tener 1000 objetos o tan solo 100.

Simple y llanamente, eres mejor por saber ver las cosas importantes de la vida y que solo tenemos una vida que está para vivirla. Así que disfrútala y llénala de experiencias que te hagan crecer en lugar de objetos, creencias y tonterías varias que hagan que tu camino sea más pesado.

Por último y sin alargarme más, paciencia, que te aseguro que es una de las primeras cosas te da la paz mental de no preocuparse por lo que no importa y simplifica la forma de afrontar lo que de verdad importa.

Ahora sería el momento en el que apareciese la princesa Peach y seriamos felices para siempre, pero te voy a contar un secreto, no hay ninguna princesa a la que rescatar, porque nadie la ha secuestrado, simplemente es que ella ha decidido vivir su vida libremente y no a todos les gusta.

Y este es mi punto de vista, ahora quiero saber como ves tu las cosas, así que dime:

¿Qué es el minimalismo para ti?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies